Octavio Cordero se compromete a ser un territorio de paz

.:: La Institución ::.

.:: Servicios Corporativos ::.

.::Transparencia ::.

Sistemas e Intranet

Visitas al portal

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy7986
mod_vvisit_counterAyer13141
mod_vvisit_counterEsta semana88071
mod_vvisit_counterAnterior semana106819
mod_vvisit_counterEste mes253386
mod_vvisit_counterAnterior mes438351
mod_vvisit_counterTotal visitas19218255

We have: 207 guests, 2 bots online

BANNER CONCURSO CORTOS-03

 

BANNER INSTRUCTIVO-01-02

 

remates-judiciales-banner1

 

BANNER INFORMACION JUDICIAL

 

Octavio Cordero se compromete a ser un territorio de paz
Martes, 14 de Febrero de 2017 10:16

Jueza-Octavio-Corderoweb

La parroquia Octavio Cordero Palacios cuenta desde el 05 de febrero con una jueza de paz. Se trata de Lucía Elizabeth Llivisaca Durazno, quien fue electa por los habitantes de la propia comunidad, tras un proceso de formación impartido por el Consejo de la Judicatura, CJ.

 

La atención será los domingos y lunes de 09:00 a 13:00, en las instalaciones facilitadas por el GAD Parroquial. Por medio de este servicio, se ratifica el acceso gratuito a la justicia y a la tutela efectiva, tal como lo consagra el artículo 75 de la Constitución de la República.

 

El Director Provincial encargado del CJ de Azuay, Mateo Ríos, durante el evento de posesión explicó que la jueza de paz a través de mecanismos de diálogo y consenso ciudadano tiene competencia para solucionar conflictos vecinales, individuales, comunitarios y económicos siempre que no superen los cinco salarios. “Cuando este tipo de problemas se resuelven en territorio se descongestiona la carga procesal en las unidades judiciales”, manifestó Ríos.

 

Ríos reconoció el compromiso de Llivisaca con la comunidad debido a que por su función no recibirá remuneración. Agregó que el Consejo de la Judicatura apoya a los jueces de paz para que profundicen sus conocimientos en procesos de conciliación.

 

Lucía Llivisaca se comprometió a trabajar para que su parroquia sea un territorio de paz. Cuenta con el respaldo de su equipo conformado por siete promotores de paz.

 

Sandra Lema, en representación de los promotores de paz, destacó que “el programa justicia de paz involucra a todos los habitantes de la parroquia en la adopción de alternativas para solucionar nuestras diferencias”.

 

Se debe recalcar, que de acuerdo a la Código Orgánico de la Función Judicial, en sus artículos 247 y siguientes, los jueces de paz no pueden imponer acuerdos a las partes pero sí debe proponer fórmulas de solución; además la justicia de paz no prevalece sobre la justicia indígena.

 

DIRECCIÓN COMUNICACIÓN AZUAY